Características del estudiante y el docente e-learning

Empezábamos la semana definiendo la enseñanza e-learning desde un punto de vista tecnológico y de objetivos diferenciándolo del m-learning. Pero… ¿qué sucede con el factor humano en la modalidad e-learning? ¿Cambia el papel del docente y los estudiantes?

e-learning estudiante docente

El estudiante e-learning

– El alumno decide cuándo y cuánto. Dejando a un lado que puede haber clases marcadas a una hora específica por el docente, en el E-learning el estudiante tiene en su poder la decisión de cuándo “conectarse” y durante cuánto tiempo.  Hoy en día se puede acceder a los contenidos con cualquier dispositivo y cualquier lugar con conexión a Internet.

– El alumno decide su ruta formativa. Al trabajarse el temario mayoritariamente de manera asincrónica, el estudiante puede avanzar a su ritmo y decidiendo si empezar por un contenido u otro en función de su interés. De esta forma el estudiante adquiere un papel más activo en su formación fomentando el aprendizaje significativo.

– Más susceptible a la participación. La enseñanza asíncrona permite al estudiante preparar con más tiempo los contenidos de la materia a la hora de participar en foros de debate, chats, etc. facilitando así el realizar aportaciones en las actividades grupales.

– Imprescindible estar motivado y ser organizado. En la enseñanza electrónica la motivación y la voluntad del estudiante son claves al ser éste el que decide cómo organizar su tiempo para la materia.

 

El docente e-learning

– Imprescindible una alfabetización y reciclaje tecnológicos constantes. Las nuevas tecnologías avanzan a un ritmo tan vertiginoso que obliga al docente a estar constantemente poniéndose al día con las nuevas herramientas para luego poder aplicarles eficientemente en el entorno educativo.

– Rol descentralizado.   Aunque la figura del docente sigue siendo imprescindible en el proceso formativo, en la modalidad online le trasfiere gran parte del protagonismo al estudiante. El estudiante marca mayoritariamente el ritmo de aprendizaje pasando el profesor a adquirir así un rol orientador para facilitar el avance del estudiante a lo largo del contenido.

– Cambia el nivel de interacción. El docente dentro de su rol como orientador disminuye su interacción con el estudiante en comparación con la modalidad presencial. No obstante, dependiendo de si el aprendizaje es completamente asíncrono o incluye segmentos en tiempo real  la interacción docente-estudiante se verá modificada.

– Formación personalizada. El docente puede adaptar los contenidos formativos al perfil concreto de cada estudiante adaptándolos a sus necesidades.

Comentarios

Dejar un comentario