El Defensor del Profesor considera que los padres son el principal foco de conflictividad en las aulas

La conflictividad en las aulas tiene cada vez más protagonistas y a la problemática que se apreciaba entre los propios alumnos y entre alumnos y profesores se suman ahora otros agentes de la comunidad educativa que constituyen un pilar fundamental en la educación de los niños.

classroom-488375_640

Los padres de los alumnos son en la actualidad los que provocan más situaciones conflictivas en las aulas. Así lo ha constatado el Defensor del Profesor del sindicato ANPE, un servicio que confirma que los colegios e institutos de Castellón no escapan a la tendencia autonómica o nacional.

Según destacan desde ANPE Castellón, «como viene ocurriendo desde hace unos años en las primeras etapas de Infantil y Primaria la problemática es más elevada en comparación con Secundaria, (cuando hace unos años sucedía a la inversa) lo que significa que cada vez, los conflictos suceden a edades más tempranas, sobre todo por la mayor aparición de los padres en los conflictos.

Los porcentajes de las llamadas de los docentes también confirman ese protagonismo de los padres ya que «el 66% de las llamadas recibidas, corresponden a profesorado de Infantil y Primaria; el 25% a Educación Secundaria; y un 8% corresponde a ciclos formativos.

«Nuestra labor está siendo cuestionada en todo momento ya que todos parecen saber más sobre educación o metodología que cualquier docente. Siempre estamos en el punto de mira de algunas familias que cuestionan nuestros conocimientos, experiencia, formación, capacidad y dotes de gestión para desarrollar nuestra labor. En ocasiones lo hacen solo para eludir su responsabilidad en la educación y formación de sus hijos», ponen de relieve desde ANPE Castellón.

El sindicato denuncia que en la provincia de Castellón son muchos los padres que acuden a los equipos directivos y a la Inspección para reclamar o denunciar cualquier incidencia. «Este curso no hemos recibido ninguna denuncia de agresiones físicas o verbales, lo cual no significa que alguien las haya sufrido», indican representantes del sindicato, citando casos tan absurdos como una madre de una pequeña población del Alto Palancia que se dedicaba a espiar al docente para luego acusarlo ante el director si su conducta no le resultaba correcta.

Asimismo, los responsables del sindicato en la provincia apuntan que «se está convirtiendo en muy habitual que las familias usen los grupos de mensajería para, además de para mantenerse informados de las tareas, actividades, etc. para criticar y quejarse de labor de los docentes». Aun así, en la provincia de Castellón, según ANPE, se constata que no ha habido tantas denuncias relacionadas con los grupos de WhatsApp o las nuevas tecnologías como en otros territorios.

Fuente: El Mundo

Dejar un comentario